Aceite Esencial de Incienso: Usos
Aceite Esencial de Incienso: Usos

Aceite Esencial de Incienso: Usos



Esta resina natural proveniente de la Boswellia, ha sido utilizada durante miles de años en
forma de incienso y para otros fines aromáticos, como perfumes.
Los documentos históricos y hallazgos arqueológicos en el norte de África y el Medio Oriente
describen que el incienso era comercializado ya hace unos 5.000 años. En esa parte del mundo
es conocido como “olíbano”.

Usos del Aceite de Incienso
A menudo, el incienso se utiliza inhalándolo o absorbiéndolo a través de la piel mediante la
aplicación tópica. Para esto se mezcla con un aceite portador, como aceite de jojoba o una
crema base. Sabemos que el aceite de incienso transmite mensajes al sistema límbico del
cerebro que a su vez influye en el sistema nervioso. Debido a su alta potencia, no se necesita
mucho para cosechar los beneficios de este increíble aceite.
El aceite esencial de incienso es ideal para el cuidado de la piel, tratamientos para quemaduras,
erupciones cutáneas, cortes, raspaduras y úlceras. También es fabuloso
para pieles maduras, prematuramente envejecidas y dañadas por el entorno.
Funciona como un antibiótico de amplio espectro y se ha demostrado que tiene capacidades
antioxidantes extremadamente altas. Las altas concentraciones del compuesto alfa-pineno
proporcionan al incienso esta potencia. Además, los terpenos le permiten cruzar la barrera
hematoencefálica, lo que lo convierte en un aceite esencial muy poderoso para nuestro sistema
nervioso y para la salud en general.

Cómo utilizar Aceite Esencial de Incienso
Para usar como una crema de noche (o de día): simplemente agrega unas gotas a la base de
tu elección. Esto puede ser tan simple como una botella de loción sin perfume, jabón líquido,
gel de ducha, o crema hidratante. O puede ser tan complejo como quieras. Si estás haciendo
tus propias mezclas con cremas o aceites, el incienso será una adición excelente y apropiada.
Los porcentajes variarán, pero una regla general es usar aproximadamente 6 gotas por cada
30 ml de base. Siéntete libre de experimentar. A continuación, algunas recetas con aceite de
incienso.

Aplicación tópica
Diluye el aceite de incienso antes de aplicarlo tópicamente para tratar la piel. Se puede
combinar con un aceite portador para hacer un masaje muy relajante o para el
tratamiento de las articulaciones y los músculos doloridos.
Para regular el tono de la piel, mezcla aceites de incienso, rosa y neroli. Masajea suavemente
antes de acostarte.
Para curar cortes y heridas, mezcla aceites de incienso + mirra y aplica a la herida.
Para curar la piel infectada, usa una compresa caliente con 4 gotas de incienso y 3 gotas de
aceite de árbol de té.

Inhalación
Para mejorar el estado de ánimo y aportar bienestar, prueba a inhalar tu aceite de incienso
directamente de la botella o difundiéndolo en un difusor de aromaterapia.

Baño de remojo
Añade unas gotas de aceite de incienso a tu bañera. Sumérgete y deja que sus propiedades
maravillosas cubran tu cuerpo. Esto puede ayudar a curar el dolor muscular y articular y también
contribuir a tu salud mental y bienestar.
Para olvidar las preocupaciones, toma un baño con 2 gotas de incienso y 4 gotas de geranio.

 

Deja tu Comentario

*
**(NO SERA PUBLICADO)
*